El de lo que ahora mismo te deseo

Solamente te deseo una cosa: que sueñes conmigo.

No es una metáfora, no es una forma de hablar ni una expresión romántica: Quiero que literalmente sueñes conmigo, con sueños muy lúbricos, inundados de sudor y jadeos, besos, gemidos, todo lenguas, uñas, bocas y dientes. Y espaldas marcando arcos imposibles.

Quiero que sueñes cosas muy privadas, muy guarras. Espero que follemos como animales, que sea tan sucio e intenso que te despiertes alterado y que o bien ya no puedas dormirte o, si ha sonado el despertador, pases todo día pensando en mí y en lo que hicimos, con un algo en las tripas que te ponga muy nervioso.

Espero que sea uno de esos sueños que te dejan alterado y caliente todo el día, de los que te pasas arrastrando toda la jornada y sólo recordarlo te pone la carne de gallina.

Quiero que vayas cachondo todo el día.

Te deseo un sueño de esos que te resulte imposible contar a alguien, de tan íntimo que fue, y tan vívido que no puedas ni mirarme a la cara pero que en cambio, desees volver a meterte en la cama por si volvemos a coincidir. Espero que disfrutes.

En verdad sólo te deseo cosas buenas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s